Sólo el Continuismo Salvará al Perú

jueves, 4 de enero de 2007

Alan Fairlie Reynoso

La República, 4 de Enero

____________________________________________________________________


Escribimos antes (LR 1/6/2006) sobre los puntos comunes de las dos fuerzas que llegaron a la segunda vuelta con coincidencias mínimas que permitían (permiten) modificar las políticas neoliberales El Premier y otros voceros, han señalado que el gobierno está cumpliendo sus promesas. Veamos


  1. La política monetaria se preocupa menos del tipo de cambio y se están creando expectativas de apreciación, que buscan ser contrarestadas por la mayor salida de las divisas de las AFPs, o pre-pagos de la deuda. El nuevo directorio del BCR tiene vínculos directos con grupos económicos o sus operadores políticos, que vulneran su autonomía

  2. La política fiscal ha dejado de lado la reforma tributaria prometida, y se están haciendo cambios administrativos que no tocan las exoneraciones a las ganancias de capital y la bolsa, manteniendo la actual estructura regresiva. No se han aplicado impuestos a las sobreganancias y no se está cumpliendo con el pago cabal de regalías. Si se avanza en racionalizar el gasto y coordinar las compras públicas

  3. La política comercial tiene un tipo de cambio flexible con tendencia a la baja, que perjudicará a los exportadores no tradicionales. La rebaja arancelaria se ha hecho sin planificación y la consigna es bajar el promedio arancelario (camino al Flat). Cuales son los sectores que se quieren beneficiar y cuales son las protecciones efectivas resultantes? Se ha renunciado al uso de medidas de defensa comercial lo que perjudica a la industria nacional (sobre todo las pymes) por la competencia china y las importaciones hechas por las chilenas SAGA y Ripley. En el tema del TLC no leyeron línea por línea, ni buscan una renegociación a pesar que la nueva coyuntura política norteamericana así lo permite. Ahora preparan la romería a Washington para pedir por el TLC

  4. En política financiera se amplía la movilidad de capitales y en el TLC se renuncia al uso de mecanismos que nos protejan de los movimientos especulativos de corto plazo. Mantener tal cual los contratos de Fujimori (muchos de ellos fraudulentos) es la política de atracción de inversión extranjera, así como enamorar a las clasificadoras de riesgo para lograr el grado de inversión. Allí está el énfasis y la esperanza, más que en la inversión nacional.

  5. Las promesas laborales no se han cumplido, o la libre desafiliación de las AFPs. Nada de aumento del salario mínimo, aunque si mayor supervisión del ministerio. Ahora se cocinan dispositivos para una mayor “flexibilización”.

  6. Lo más clamoroso ha sido la claudicación en el mayor rol del estado y la redefinición de la relación con el capital extranjero (ni siquiera en el caso del gas prometido). Ahora lo quiere vender a Chile, con grave riesgo a la seguridad nacional.

El óbolo minero, el engaña muchachos de Telefónica, son botones de muestra de la abdicación del uso del poder del estado para corregir los excesos del pasado, asumiendo la política del “colabórame”.

Las políticas sectoriales si se han tratado de aplicar parcialmente: en agricultura y el programa sierra exportadora, el impulso que se buscan de el Ministerio de trabajo para las pymes, los créditos del Banco de la Nación. Pero, nada del organismo de planificación, del fomento a la industria nacional, ciencia y tecnología, y la formación de cadenas productivas y clusters (NACIONALES).

El impulso a la regionalización y descentralización es positivo, pero el MEF contradice el discurso presidencial con recientes medidas del SNIP.


  1. El continuismo asumido implica gobernar con la derecha económica derrotada en las urnas pero que hoy tiene la dirección de los sectores claves del estado. Se pudo (puede) hacer otra cosa, y hay fuerzas políticas en el Parlamento que lo apoyarían así como las regiones y la población que seguirán demandando lo prometido y actuarán en consecuencia. ¡Cambie la errónea consigna actual: sólo el continuismo salvará al Perú.!

Comments

One Comment

RSS
Ludwig Hayeko dijo...

Dice Fairlie:

"El continuismo asumido implica gobernar con la derecha económica derrotada en las urnas pero que hoy tiene la dirección de los sectores claves del estado. Se pudo (puede) hacer otra cosa, y hay fuerzas políticas en el Parlamento que lo apoyarían así como las regiones y la población que seguirán demandando lo prometido y actuarán en consecuencia. ¡Cambie la errónea consigna actual: sólo el continuismo salvará al Perú!"

OK. Supongamos que estamos de acuerdo con Fairlie. Surgen inmediatamente las siguientes preguntas que pueden ser contestadas o no por quien le dé la gana:

1) ¿Debería acaso gobernar el APRA haciendo doble tándem con la "izquierda política" y con la "izquierda económica" que también existe [Niño Diego, Betito Adrianzén, Mirko Lauer ---que siempre fue alanistón--- y una larga lista de huevas de esturión].

2) ¿Se tiene necesariamente que gobernar con alguien?

3) ¿En qué consiste esa "otra cosa" que se pudo (puede) hacer y quién dice que esa "otra cosa" es la que se pudo (puede) hacer?

4) ¿Cuáles son esas fuerzas políticas que en el Parlamento apoyarían esa "otra cosa" que se pudo (puede) hacer?

5) ¿Qué regiones y qué poblaciones son las que seguirán demandando lo prometido?

6) ¿Cómo "actuarán en consecuencia" esas regiones y esas poblaciones que seguirán demandando lo prometido?

Gracias y saludos,
Oscar

Actualidad Económica del Perú

Aportando al debate con alternativas económicas desde 1978

Archives