República Bananera

lunes, 31 de diciembre de 2007

Escribe Alan Fairlie


No somos una republiqueta bananera declaró enérgico el Presidente. Por un momento podíamos interpretarla como la más profunda autocrítica de su gobierno, y el anuncio de un cambio radical para el 2008.
Pero no se refería a rectificar el TLC con EEUU que implica la entrega del país, su agricultura y sectores productivos, la renuncia a políticas domésticas para beneficio de las transnacionales, la renuncia a tribunales nacionales por arbitraje internacional, la entrega de la biodiversidad
Tampoco a cambiar el continuismo de la política neoliberal que se perpetúa en el TLC, ni al cambio de los funcionarios que la vienen implementando en diferentes administraciones. Tampoco a la eliminación del poder en la sombra que representa el grupete de empresarios, y que dictan leyes en función de sus intereses (principalmente extranjeros) que luego ministros y congresistas convalidan .Mucho menos al empresario fascista que llamaba en la televisión a tomar el Callao con las armas, seguramente para obtener más rápido el ansiado grado de inversión de las clasificadoras internacionales de riesgo.
O que las compras del estado las hacía le mismo gobierno y no se daba a organismos internacionales demostrando no solo incapacidad sino voluntad de entrega, o que los equipos públicos se fortalecían así como la presencia del estado en los sectores estratégicos hoy desnacionalizados y chilenizados
O de la defensa de los campesinos y localidades de la sierra y selva que sufren la depredación de los recursos naturales(que ahora no son de ellos sino del Estado) por las transnacionales, o el mea culpa por el bárbaro artículo sobre le perro del hortelano que no solo profundiza lo que el Presidente llamó en su momento el fujimorismo económico sino que plantea el remate de tierras, bosques y mares al mejor postor(no basta ya el régimen de regalo de las concesiones).O el rechazo a que empresarios y autoridades de EEUU entren al país a certificar si se cumplen las normas ambientales que seguramente avalará el nuevo ministerio.
Tampoco la condena de tropas extranjeras y de bases norteamericanas en el Perú, no solo para guardar el orden en la región con su peón Chile ,sino para controlar recursos naturales y amazonía que son recursos soberanos de países como Brasil y debilitar procesos como el MERCOSUR o UNASUR(ni mencionar ALBA)
Ni hablar de revertir la colonización económica chilena que ahora se celebra en Palacio a cada paso que esta se consolida, tratando de venderlo a la población como avances de la política de atracción de inversión extranjera. O que se cambiaba el equipo negociador que irá a la Haya, en la que está un historiador que participa en proyectos chilenos que buscan cambiar la historia de la guerra y común no solo para que se pierda la memoria sino para que se vuelva a repetir. O que de una buena vez se compren los instrumentos que la Defensa nacional requiere, sin pedir permiso a cada instante al vecino del sur, o que se concreten las adquisiciones de pertrechos de Rusia y otros países, sin pedirle perdón a EEUU
Tampoco se trataba de un súbito ataque de lucidez y consecuencia para aplicar el programa de gobierno con el que fue elegido, y que contempla varios de los puntos anteriormente señalados. Ni la eliminación de las medidas represivas a los presidentes y funcionarios de gobiernos regionales que participen en protestas, o el desconocimiento de referendums en que la población se expresa libremente, ni el endurecimiento de la legislación preparando represiones futuras Así se evitaría la frustración creciente, el debilitamiento de los partidos y la institucionalidad democrática, justamente para no parecernos cada vez más a una republiqueta bananera
No .La mentablemente no se trataba de corregir el continuismo neoliberal entreguista desnacionalizador y excluyente. Tampoco los TLCs con el norte y el sur que cada vez dejan menos margen de maniobra a un estado nacional, ni el alineamiento con el Imperio en sus políticas regionales y globales boicoteando la integración regional y el impulso de proyectos independientes.
Se trataba de rechazar cualquier pedido de extradicción al general Morales Bermúdez. O sea de temas como derechos humanos, donde los estados soberanos y no las republiquetas bananeras aceptan jurisdicción y no prescripción de penas.
En la política doméstica y en este rechazo, parece que el régimen se cura en salud, si insiste en aplicar las medidas con violaciones de la Constitución (incluso del documento del 93)que pueden llevarlo a la vacancia. Es el caso del TLC con Chile si no pasa por el Congreso y las medidas de su popular artículo perro del hortelano.
Y la oposición donde está? Preparándose para las elecciones del 2011,anunciando fiscalización del “TLC interno”,viendo en que comisiones estarán en el Congreso el 2008.Lo que parecen no percibir, es que para ese año, de pronto no queda país soberano. Y no nos referimos solo a la política del gobierno o la invasión económica extranjera, especialmente del sur.
Pero, coincidimos con el Presidente que la Historia del Perú le demanda otro futuro y que su población estará a la altura de las circunstancias ante la traición de las élites
Feliz 2008!

Comments

One Comment

RSS
SUFREPERUANO dijo...

Cuando la megalomanía se convierte en el neuro transmisor, se pierde la perspectiva del mundo real, material; y pasa, -cuando ello afecta a las clases dirigentes, como en nuestro caso- que nos convertimos en una republiqueta.

¿Con indicadores económicos en azul?
Puede ser; pero, cualquiera puede encontrar fórmulas para aplicar que nos den los resultados gratos a las políticas económicas de los gobiernos de turno.

Lo real
Existen dos tipos de accionar en este valle de lágrimas:
- me preocupo de lo que pasa con mi comunidad y hábitat, en busca del bienestar común
- me preocupo por acumular riqueza a como dé lugar =para mi solo, o con mi argolla=; abusando, estafando, explotando al congénere, pisoteando leyes y derechos en nombre –mal usado- de un liberalismo que se ha tornado en irracional hace rato.

Por qué será que se toman tanto tiempo y recursos en hacernos ver lo pobre que es nuestro país, pero se mueren por venir; que el sistema correcto es como nos dicen -y todo lo que va en contra es delirio comunista- y que no se puede hacer nada por cambiarlo. Es por eso que existe una concertación para la satanización de cualquier corriente política que pretenda orientar acciones contra corriente, que van desde la más vergonzosa desinformación de hechos positivos para sus beneficiarios (médicos del ALBA en localidades donde el Perú Oficial nunca ha entrado ni deseado hacerlo, por ejemplo), hasta la pretensión de ridiculización sistemática y sostenida de tales personajes, aunque sean merecedores de todo el respeto posible por la investidura que ostentan (caso presidentes actuales de varios países sudamericanos. Ojo a la libertad de prensa y mucha atención con la intervenciçon en asuntos internos de otro país. No olvidemos que una genera poder y corrientes de opinión. Con esto último, no se está cuestionando de alguna manera la globalización, pregunto.
Ego dixit
SUFREPERUANO

Actualidad Económica del Perú

Aportando al debate con alternativas económicas desde 1978

Archives