Anomalías de mercado

sábado, 19 de junio de 2010




Germán Alarco Tosoni
Investigador CENTRUM Católica

Cuando se analizan las utilidades de las más grandes empresas mineras en el Perú se concluye fácilmente que tienen beneficios extraordinarios. Se trata de ganancias que rebasan, durante varios años, lo que obtendría cualquier compañía por el capital invertido en un activo internacional seguro más la prima de riesgo de la actividad y del país. La presencia de ganancias por encima de las normales es una ventaja para los accionistas de estas firmas, pero es al mismo tiempo una anomalía de mercado, ya que de acuerdo a la teoría económica, en el largo plazo, deberían tener sólo beneficios normales.

No vamos a reseñar todas las modalidades de estructuras de mercado, pero destacan la competencia perfecta, el monopolio y modalidades de competencia imperfecta como la monopolística y el oligopolio. En la competencia perfecta y monopolística, cuando surgen beneficios extraordinarios en una actividad, estos tienden a desaparecer más temprano que tarde por la entrada de nuevas empresas que principalmente les reducen los ingresos a los que estaban previamente allí. Este el principio básico de la competencia y el libre mercado. No obstante, tanto en el monopolio como en los oligopolios los beneficios extraordinarios pueden perdurar.

Los monopolios y oligopolios, si bien parte de la realidad, son de acuerdo a la teoría predominante formas “menos eficientes”, ya que la contrapartida de las utilidades extraordinarias pueden ser mayores precios y menores volúmenes de producción respecto de los que se obtendrían en condiciones competitivas. La minería peruana tendría una estructura de mercado oligopólica. El número de empresas es reducido; donde las barreras estructurales, legales y estratégicas impiden que nuevas empresas ingresen al mercado, para participar de dichas utilidadesNse excluye la posibilidad de convivencia con la minería artesanal y la informal.

No se ha mostrado evidencia empírica. Sin embargo, estas anomalías son una falla de mercado. Se corrigen creando mecanismos para eliminar las barreras a la entrada. La vía de la licitación pública de las concesiones mineras sería un mecanismo idóneo para evitar barreras legales, pero ex ante se desconoce si los lotes tienen o no minerales. La titularidad de una concesión otorga parte del poder en el mercado. Esta circunstancia valida la necesidad de que el Estado aplique después mayores regalías a la minería, a cambio del recurso que es propiedad de todos los peruanos. Así se recibirían mayores ingresos públicos y se contribuiría a una mayor eficiencia de los mercados (En: La Primera, 18/6/2010, p.10) 


15-6-2010. 

Comments

2 Comments

RSS
Pedro Candela dijo...

Similarmente, en el sector financiero parece también haber una estructura oligopólica, desde que los 4 principales bancos controlan alrededor del 80% de los depósitos y de los créditos, y arrojan también muy buenas utilidades. Los márgenes entre tasas activas y pasives son demasiado grandes a pesar de que el BCR ha reducido considerablemente su tasa de referencia (aumentada un poco últimamente) y la tasa de inflación interna no supera el 3% anual. Habría que investigar más a este sector...

arthur dijo...

Considero que el articulo tiene algunas deficiencias conceptuales. El enfoque estatico utilizado por el autor es incorrecto cuando se trata de analizar las industrias de recursos naturales. Para entender la mineria se requiere considerar los aspectos dinamicos asociados a la extraccion de recursos no renovables y los elementos que determinan la inversion de largo plazo en activos mineros. Por ejemplo, la renta extraordinaria de la que habla el autor puede ser explicada por la presencia de quasi-rentas derivadas de inversiones pasadas, o por la existencia de rentas ricardianas asociadas a la calidad de los depositos minerales, o por la existencia de rentas de escasez (rentas de Hotelling).

La posibilidad de que las empresas mineras obtengan rentas asociadas al poder de mercado es bastante remota en el Perú debido a que la industria minera peruana esta plenamente integrada a la industria internacional de minerales donde el grado de concentracion industrial es bastante bajo. La industria peruana es sólo un actor en un basto mercado, sin la capacidad de ejercer poder de mercado a nivel global (a diferencia, por ejemplo, de la OPEC que sí es capaz de obtener rentas gracias a su posición dominante).

En el caso del mercado doméstico, dudo que las empresas mineras sean capaces de poder ejercer poder de mercado debido a que la industria es desconcentrada. Lo que es posible es que haya algún tipo de discriminación de precios de minerales entre el mercado domestico y el extranjero, a partir del cual las empresas mineras podrían obtener algun tipo de renta. Sin embargo, ésta debería ser pequeña debido a la gran diferencia entre las ventas de la industria al mercado externo y al mercado interno (la mayoria de la produccion minera se exporta en el cado peruano). Esta es una interrogante empírica que sería interesante evaluar.

Actualidad Económica del Perú

Aportando al debate con alternativas económicas desde 1978

Archives