Las Reales preocupaciones de una AFP

domingo, 17 de mayo de 2009



Por Kurt Burneo
Profesor de Economía de la USIL

Estoy seguro de que si se hiciera una encuesta entre aquellos que (contra nuestra voluntad) estamos afiliados a una Administradora de Fondos de Pensiones (AFPs) esta mostraría una clara disconformidad en relación con los servicios que presta, esto es el manejo de nuestros fondos previsionales en relación con las comisiones que cobra, que como sabemos son independientes del rendimiento de dichos fondos.

El incremento de las comisiones de 1.98% a 2.3% anunciado por una de las AFPs, con el agravante de solicitarle a la Superintendencia de Banca y Seguros que le exonere del plazo exigido por la normatividad (80 días calendario que deben de transcurrir una vez informada la decisión a sus afiliados), dado que esta AFP quería  aplicar ya mismo el incremento anunciado, evidenciaría no solo una curiosa forma de “preocupación” por sus afiliados, sino también revela algunas de las inequidades que surgen por el hecho de cobrar comisiones independientes de cualquier otra variable, salvo de la proveniente de la voluntad de los manejadores de estas empresas de querer obtener mayores beneficios, a diferencia de lo que haría cualquier otra firma, vía la diferenciación de sus servicios para diferenciar sus precios o mediante la racionalización de sus costos y/o mejora en su competitividad. Miremos este asunto con algún detalle.

El anuncio de esta AFP cuyo nombre alude al futuro (aunque ya entiendo que la alusión está referida al de sus accionistas y no al de sus afiliados) tiene interesantes motivaciones económicas inmediatas para esta empresa. Con la elevación de la comisión por administrar el fondo de sus afiliados de 1.98% a 2.3%, contando esta actualmente con 996,000 afiliados  que detentan un salario promedio de 1,000 nuevos soles, su decisión unilateral de aumento en la comisión –dada la solicitud de aplicar ya mismo el aumento– le reportaría un aumento en sus ingresos mensuales por S/. 3´187,000 nuevos soles.    

Por “pura casualidad” la decisión de esta AFP es tomada días después de la promulgación de la ley que establece la no afectación de las gratificaciones para efectos de aportes al sistema pensionario. Es decir, la norma le reduce ingresos pero esta AFP busca resarcirse a costa del salario de sus afiliados.

Además de lo controvertido que puede ser el que a partir de su unilateral decisión –como es la elevación de la comisión– una AFP termine afectando adversamente el salario real de sus afiliados, el caso es que, al plantear esta administradora que el aumento se dé de inmediato, evidentemente lo que buscaba era reducir el ahora ya pequeño margen de reacción de los afiliados, dado que la posibilidad de traslado a otra administradora no se efectiviza en lo inmediato. Si un trabajador afiliado a esta AFP no quisiera seguir recibiendo estas bizarras “muestras de cariño” y presentase su solicitud de traslado hoy a otra administradora (ya que todas las otras cobran comisiones más bajas) la generación de aportes y comisiones en la nueva administradora recién se efectivizaría en el mes de julio tal como está establecido en la normatividad al respecto .

La justificación de la AFP

Una mención aparte merece el conjunto de argumentos esgrimidos por el gerente de esta administradora para justificar la decisión adoptada.  Mencionaba que: “Los afiliados están alcanzando una rentabilidad de 13% de su inversión, entonces no hay un equilibrio” (el rendimiento para los accionistas de esta AFP es de “solo US$ 33 millones”). ¿Es que, si realmente hubiera una genuina competencia en el mercado de administración de fondos provisionales, sería posible sin mayor problema, como ocurre hoy, el que una AFP incremente el precio del servicio para aumentar el rendimiento de la inversión de los dueños?  Claro, dados los plazos a transcurrir  para efectivizar el cambio de una administradora a otra para un afiliado, en los hechos la aplicación inmediata de la subida de la comisión implicaba un mayor ingreso seguro para la AFP, graficándose un auténtico caso de mercado cautivo.

Otro interesante argumento esgrimido por el gerente de esta AFP,  “engreidora” de sus afiliados, para justificar el encarecimiento de la comisión se sustenta en el sentido de: “Lo más importante es mantener el servicio que venimos dando a nuestros afiliados”.

Tiene baja rentabilidad

Veamos qué tan buenos son estos servicios que se quiere mantener. El mejor servicio que espera el afiliado de su AFP o de cualquiera está directamente relacionado con el rendimiento neto que logre. El caso es que, dado que la rentabilidad se calcula sobre el monto de la cuenta individual de capitalización (el ahorro del afiliado), mientras que las comisiones se hacen sobre las remuneraciones, es necesario, con el fin de un mejor análisis del rendimiento neto para el afiliado, el calcular una comisión (denominada comisión equivalente) que convierte lo que un afiliado desembolsa actualmente durante todo su periodo de ahorro (asumiendo un tiempo de vida laboral útil de alrededor de 30 años) en una comisión que se estime sobre su cuenta individual de capitalización.      Entonces, si descontamos a la rentabilidad del fondo pensionario de un afiliado la comisión equivalente, se tiene una versión ajustada de la rentabilidad neta y, según cálculos de la propia SBS, paradójicamente la AFP que subió su comisión dizque para mantener “el servicio a sus afiliados”  en los últimos 10 años –dado que el análisis debe hacerse con una perspectiva de largo plazo– presenta una rentabilidad neta de 7.12%... la más baja respecto a las otras. ¿Este es el mejor servicio que busca mantener?

Por añadidura, este tipo de decisiones unilaterales van a contrasentido del objetivo macroeconómico de las recientes medidas dictadas en el ámbito salarial, como es la exoneración a las gratificaciones para el pago de aportes previsionales, así como la liberalización de las CTS, las cuales están orientadas a propulsar el ingreso disponible, el consumo y la demanda, sobre todo la interna, asunto urgente hoy, puesto que según el MEF, entre enero y mayo del presente año, solo se habría ejecutado un insuficiente 16% del gasto de capital en promedio, considerando a los gobiernos nacional y subnacional conjuntamente. Al final pareciera que los más de 3 millones de soles adicionales por mes para los accionistas de esta AFP constituirían el cortoplacista objetivo priorizado por esta. ¿Y sus afiliados?

Este artículo lo puede leer también en: http://aeperu.blogspot.com

Comments

One Comment

RSS
Jorge Pareja dijo...

Ciertamente es un abuso de parte de las AFP, sobre todo cuando la justificación pasa porque "los accionistas" ganan poco comparado con lo que ganan los "inversionistas" y propietarios del capital.
Yo ya lo denuncié en mi Blog.
http://cienciaeconomica.blogspot.com/2009/05/ineficiencia-operativa-vuelven-hacer.html

Saludos

Jorge

Actualidad Económica del Perú

Aportando al debate con alternativas económicas desde 1978

Archives